ALCALDE QUERIDO, ALCALDE ODIADO

 

Tomando a cuento la sabiduría popular, cabria pensar aquello que dice:  “Los políticos, como los pañales, hay que cambiarlos a menudo para que no acaben oliendo”

Como ejemplo de ese dicho popular, voy a referirme a dos acontecimientos, drásticos en sus formas pero tan reales como la vida misma, por aquello que pudimos comprobar como desde una tribuna, cuando se le juzgaba por matar presuntamente a un Alcalde, decía que prefería que le acusasen de dar muerte a un  tirano (sic) Alcalde, que de ampararlo.  También otro Alcalde, fallecía como consecuencia de un crimen urdido, presuntamente, por sus propios compañeros de partido.

La figura del Alcalde esta en peligro por culpa de ejemplos como los señalados anteriormente; cabria pensar, aunque no comparta ni de lejos, el proceder criminal que motivó el asesinato de estos Alcaldes, si es conveniente poner de relieve, que aunque parezca inverosímil en los tiempos que corren tanta información, tanta participación, y tanto control, la especie del tirano, del reyezuelo, del cacique político, se siguen reproduciendo a base de crear una red clientelar, basada en el nepotismo y en el escudo que le dan las leyes a los primeros ediles.

Tiempos vendrán que a los primeros ediles se les vaya cayendo todos los muros del silencio que han levantado durante su gestión, que tenia mas que ver con la imposición.

Los alcaldes sempiternos tienen ese lado oscuro, esa tentación constante, y la falta de un límite de mandatos es la puerta de acceso a estos comportamientos; la falta de límites en la permanencia en el cargo, puede llevar a situaciones como las que hemos vivido recientemente.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Antes de aceptar el formulario:
Human test by Not Captcha